jueves, 15 de enero de 2015




Non à l'excision. 















Ayer y anteayer vi por televisión varias noticias sobre la 
mutilación genital femenina. Es un tema que me pone siempre 
los pelos de punta, y provoca que me invada el mal humor...

Ayer pensé en hacer una viñeta donde plasmar mi sentir 
sobre esa práctica horrible y brutal. Pero no la hice. 
O, por lo menos, no la hice ayer. 
Hoy sí.


Ayer preferí hacer otra cosa. Preferí darle la vuelta 
a esa sensación que se me quedó con las noticias 
y buscar otro enfoque, otra mirada muy distinta. 
Transformar el horror que sentía en algo bonito, 
la sequedad que se me quedó en la garganta quise 
trocarla en... bueno, en humedad, humedad de la sana, 
y de ahí surgió el post que publiqué ayer aquí mismo


Pero hoy necesitaba mostrar claramente mi repulsa hacia la ablación. 
Y me resulta más fácil si me dejo acompañar por la  música.

Hace unos años, gracias a Pan con chocolate, de 
mi amigo bloguero Antonioconocí una canción 
de Tiken Jah Fakoly, es una canción preciosa; 
a pesar de que está hablando de algo terrible 
consigue crear algo hermoso. 
Y es tan necesario eso...

Con ella quiero acompañar la viñeta 
de hoy, no os dejará indiferentes: 














Entrada sin comentarios.