martes, 31 de octubre de 2017




                   "Amarraré el meu cor a la finestra 
                   com si fos un cavall o bé una barca, 
                   i quan vullga que em vinga el vers que vull." 

                                                                  Vicent Andrés Estellés 

















lunes, 30 de octubre de 2017




He aquí unas cuantas de las viñetas que van colgándose 
cada quince días aproximadadamente en Rostres, la peluquería 
de barrio más molongui y más rechula de Castelló. 










No me sean ustedes muy rigurosas con la calidad de las 
imágenes, son fofotos tomadas directamente del escaparate 
y cuando no hace mucho sol hace mucha nube, y cuando 
no, pues o es muy de nonoche o es muy de didía, y 
cuando todo está perfecto, pues aparecen hordas 
tumultuarias de fans, fanes y algún que otro 
flan que impiden la realización de un 
dodocumento gráfico a la altura 
de la extraordinaria calidad 
pixelemétrica que viene 
siendo habitual en 
este planeta 
llamado
Acapu. 











... 











... 













Hasta luego. 







domingo, 29 de octubre de 2017







Jaume se sienta al sol en el balcón de su casa y durante un rato 
los mira pasar, llevan sus banderas, defienden lo suyo en calma y a 
veces gritan y a veces hablan y también a veces caminan en silencio. 

Cierra los ojos, bendito sol, bendito descanso... A su lado una botella 
de agua y un porrito de marihuana recién hecho. Beberá. No fumará. 
Hace años que dejó de fumar pero sigue cultivando con mimo a 
María y liándose algún que otro porro de vez en cuando. 

No sonríe, pero está tranquilo, se recuesta bajo el sol y 
siente su cansancio. Semanas frenéticas, muchos días 
clandestinos escondiendo urnas para el 1 de octubre, 
aquel golpe de porra en la rodilla que ya no le duele, 
las manifestaciones, las noches sin dormir, las asambleas 
interminables, las estrategias, el móvil siempre echando humo... 

La calle sigue paseando banderas españolas, algunas cosidas a 
la señera. Un niño grita "¡Mamá! ¡Estamos en España! ¿Verdad que sí?"

Sonríe. Coge el porro sin abrir los ojos y lo desmenuza lentamente, con 
la misma firmeza de siempre, y deja que el viento se lo lleve... Bendito 
sol, bendito niño... Por fin sale a la calle de Barcelona sin vergüenza 
el nacionalismo español en masa, con sus argumentos, sus banderas, 
sus gritos, antes no lo hacían, solo los fachas el día de la 
Hispanidad, o el día del alzamiento, o el 20-N, ahora 
salen abuelos, madres, padres, familias, 
grupitos de amigos, nietas y nietos... 

Y salen así, a pecho descubierto. 
No hay un puto tanque que los custodie, 
ni fuerzas armadas en este desfile de colores... 
"Como nosotras, Jaume, como nosotras". Rebeca se 
apoya en la barandilla y también sonríe. "Lo están 
haciendo como tú y como yo, no se esconden, 
se están cansando de mirar 
asustadas la tele". 


Jaume y Rebeca entrarán 
hoy sin prisa en la cocina y harán 
juntos la comida. Es domingo, hace sol. 
Y el enemigo parece que está aprendiendo a luchar en paz. 




Ximo Segarra 







viernes, 27 de octubre de 2017









Muy bien, pues ya está aquí el choque de legalidades. 
Y me voy a arriesgar a que pienses que soy un ingenuo 
o un happy-flower o Heidi retozando por las 
verdes montañas, pero lo voy a decir:

 No tiene porqué haber más problema. 
Mirad, lo que tenemos ahora es 1) La Catalunya 
que se siente catalana y no española ya tiene por 
fin su república, su propia legalidad, y 2) La Cataluña 
que se siente catalana y española tiene lo que ya tenía: 
su Constitución Española y su legalidad. Ni uno ni otro lado 
le reconoce al otro su legitimidad, su legalidad (para unos 
Catalunya ya no es España y para los otros Cataluña es España)
y de ahí surge el mucho miedo por lo que pueda pasar, el choque 
de trenes y el zafarrancho de combate y la tontería violenta que suele 
haber en estos casos. Pero insisto, no tiene porqué haber más problema. 
¿Hay dos legalidades? Pues adelante, cada cual a lo suyo, quien quiera 
pagarle los impuestos a la República Catalana, que lo haga, quien 
quiera pagárselos al Reino de España, pues adelante, y que se 
pongan a enfriar los cojones (y los ovarios también), que 
haya paz y buenos alimentos, cada cual con su banderita 
y a vivir que son dos días. Y cuando se evapore un poco 
la euforia nacionalista nos ponemos a hablar como 
buenos hermanos de lo importante ¿No? De la 
justicia social, de perseguir sin piedad a la 
minoría ladrona hasta dejarla en 
calzoncillos (y en bragas) y 
llevarla a dormir a un 
albergue social, y 
le daremos 
protagonismo 
a los debates que 
hablan de cómo organizarnos 
en esto del vivir en sociedad, sin 
imposiciones, sin amenazas, sin rescates 
a la banca, sin mentiras, sin violencia. Sin violencia. 

¿Que hay una Catalunya independiente? Pues ale, venga, a 
vivirla quien quiera construirla, pero que dejen a los catalanes 
españoles seguir siendo catalanes españoles. ¿Que hay una España 
una e indivisible? Pues ale, venga, a vivirla y a caminarla quien 
crea en ella, pero que dejen a los catalanes no españoles 
seguir siendo catalanes no españoles. Y si no, que 
hagan un referéndum pactado a ver qué quiere 
el conjunto de Cataluña. Y lo demás son 
ganas de marear la perdiz 
tenernos entretenidos con bobadas. 







Que lo importante no es qué legalidad 
es la más molona y la más chula y la más 
cargada de razones. Lo importante no 
es eso, oiga, lo importante es que 
aprendamos ya a vivir en paz, 
leñe, y ya digo, si te parece 
que soy Heidi brincando 
alegre y feliz con Copito de 
nieve, pues perfecto, 
a fin de cuentas 
yo soy solo un 
humorista, un dibujante, 
un escritorzuelo, un artistilla sin fortuna, 
uno más que da su opinión... Así que, 
con permiso, déjenme pasar, que 
yo ya me iba, que tengo una 
vida que vivir, un dibujo 
que hacer y un 
camino que 
caminar.








"Restituir la alegría y la justicia a los que fueron privados 
de ella y hacer un mundo nuevo libre y sano." 

Federica Montseny 
















martes, 24 de octubre de 2017

sábado, 21 de octubre de 2017











TORMENTO 155 


¿Has entrado en razón, Cata? Mira que el 155 está ya a punto... 

El 155, dice... Como si no me hubierais dado tormento suficiente... Sois un sádico. 

Pero este será el acabose, Cata. Con este verás la Fe Verdadera en vivo y en directo. 

¿La Fe Verdadera? Estáis muy majara, vos. Mirad que declaro la independencia 
y ahí os quedáis vos con vuestras tradiciones sangrientas y con 
vuestra inquisición, tó pa'vos... 

No sabes de qué hablas... Estás poseída... 
¡Entra ahora mismo en razón ya! 

¿En qué razón? ¿En la mía? ¿O en la cerrazón de vos? 

Cata... No seas hereje... No me hagas hacer lo que no quiero hacer... 

Pues no lo hagáis... Hablemos, todavía hay tiempo, estoy dispuesta a 
perdonaros todo lo que me habéis humillado y 

¡Ja Ja JA! ¿Perdonarme tú a mí? ¡Eres un caso perdido! 
¿Quién eres tú para perdonarme? ¡Tú eres indigna! ¡Tú no eres nadie! 

Ese es vuestro problema, que me ninguneáis. Ni sois consciente del 
dolor que causáis con vuestra sordera, esa prepotencia tan vuestra... 

Bla bla bla... Dime ¿Vuelves a la Fe Única e Indivisible? 

Déjate de Fe, vos tenéis la vuestra y yo la mía, hablemos, decidme  
vuestras razones, yo os digo las mías... y miramos de llegar a un acuerdo. 

¿A un acuerdo? ¿Que no lo ves, que solo hay un Dios y ese Dios es nos, 
el Estado español? ¡¡Y tú debes aceptarlo sin rechistar!!

Oye, chato, a mí no me habléis en ese tono. 

¡Yo te hablo como me da la gana! ¡Bruja! 

Muy bien... ya veo... subiendo el nivel... Mira, así 
igual subiréis los niveles de audiencia de vuestra feligresía, pero 
ya os digo yo que vuestros niveles de democracia están por los suelos. 

Niveles de democracia, dice la hechicera del demonio esta... Déjate de 
chorraditas, ¿vale? Democracia es arrodillarte ante el Real Catecismo del 78. 

A ese catecismo bien que le cambiasteis algún parrafito cuando 
os llamó la santísima madre superiora Merkel. 

Tú lo has dicho, ella es Santa porque está en las 
alturas del Santo Dinerito, no como tú, sucia nigromántica, 
que cada día eres más pobre y vives obsesionada con romper nuestra 
Una, Grande y Libre Fe. Te mereces unos buenos azotes ya mismo. 

Claro, unos buenos azotes, y arrastrones, y tirones de pelo, y 
balas de goma, y gas pimienta, tenéis experiencia en eso, ¿verdad? 

Eso no existió nunca ¿No has oído a mis telepredicadores? 

Telepredicadores... Sí, ya los oí. Esconden la violencia bajo sus malos hábitos. 

¿Violencia? ¡Aquello no fue violencia, fue purificación, expiación y redención! 

¡Ajá! Así pues... ¡lo reconocéis! ¡Reconocéis que hubo violencia! 
Aunque vos lo llaméis purificación, putrefacción o 

¡Claro que lo reconozco! ¡Y al mismo tiempo no lo 
reconozco! ¡Como tú hiciste con la declaración de herejía, 
sí y no al mismo tiempo! 

Pero eso fue para abrir las puertas a 
hablar, fue mi manera de deciros que 

¡Aquello fue una blasfemia! ¡Y no se hable más! 

¿Por qué? ¿Por qué fue una blasfemia? 

¿Eh? ¡Tú no puedes entenderlo! ¡Tú eres impura! 
¡No tuviste suficiente el primer domingo de octubre! 
¡Necesitas que te discipline más! 

Lo que necesitamos es dejarnos de 
tormentos y de fes únicas, lo que tenemos 
que hacer es tratarnos de igual a igual. 

¿De igual a igual? ¡Tú no eres mi igual! 
¡Calla, blasfema! 

Es la única solución, hablemos, venga... 

¡Calla! ¡Calla! ¡Solo responde: Reconoces la 
Sagrada Unidad de España como tu única Fe? 

Pues no, la verdad es que una parte de mí os la 
aceptaría, la Sagrada Impunidad esa, pero la otra parte 
no, e incluso tengo un lugar en mi seno que dice que ni sí ni no. 

¿Ves? ¿Ves? ¿Ves como estás hecha un lío? ¡Echa fuera al Señor de 
las Tinieblas y deja entrar la luz del Sagrado Imperio Español! ¡Sí! 
¡Así verás cómo en tu alma purificada nunca se pondrá el sol! 

Pues vaya... ¿Nunca? Pues hay puestas de sol muy bonitas, 
y además la noche va bien para dormir ¿Sabéis? Igual es eso lo que os 
pasa, que tenéis insomnio y ya no regís bien, fanático, que sois un fanático... 

¿Fanático yo? ¿Cómo osas...? ¡No! ¡NO! ¡Yo he recibido 
el don de la Absoluta Verdad Patriótica! 

¿Y de quién la habéis recibido? ¿Del Caudillo? 
¿De Isabel la Católica? ¿De Piolín? 

¿Te burlas? ¿Te burlas de mi Sacrosanta Majestad? 

No me burlo (bueno, un poco sí, pero es que con tanto 
tormento una tiene que darle al sentido del humor o acaba una 
volviéndose loca). Trato de hacerle entender a su Sacrosanta Majestad 
que o se baja usted de su Sacrosanto Burro o esto va a acabar 
como el Sacrosanto Rosario de la Aurora. 

¡Calla ya! ¡Solo abres la boca para escupir con la sucia 
saliva de Belcebú! ¡Solo escupes separatismos! 

Oye ¿Y si pactamos un referéndum vos y yo? Vos me dejáis 
tranquila y yo decido libremente mi fe y mi catecismo y mi todo. 

¿Referéndum? ¿Libremente tu Fe? ¡Eso es lujuria! ¡Eso es lascivia! 
¡Eso es una orgía! ¡Y una ignominia! ¡Y una bruja Avería, también, hala! 
¡No lo permitiré nunca! ¡Te aplico el tormento 155 ya! 

Pues yo declaro la República Independiente de mi Santa Libertad. 

Me chivaré al Papa. 

Pues yo me chivaré a la Mama. 

Pues al tormento contigo. 

Pues adeu-siau. 







jueves, 19 de octubre de 2017














Ara a Castelló plou i fa sol, i jo pense en la llibertat 
que no hi és. I alce la mirada cap al cel. I el veig, mig 
amagat, l'arc iris. Ara a Castelló plou i fa sol, 
i jo pense en la llibertat que hi és. 







)) plou i fa sol (( 





martes, 17 de octubre de 2017








No son de aquí, son de allá, de otros tiempos, salidos quizá 
de alguna puerta perdida del Ministerio del Tiempo, con esquemas 
mentales y herramientas de otra época. Sí, enarbolan la bandera de 
la legalidad, esa misma legalidad que les obliga a velar por el trabajo, 
la vivienda y la dignidad de todas y cada una de las españolas, esa 
misma legalidad a la que burlan con sus sobres bajo mano, 
con su descarada corrupción económica y moral. 

No son de aquí, son de allá, de otros tiempos, 
añoran quizá un imperio forjado a sangre y fuego, 
creen que la violencia y la amenaza les da derecho 
a todo, y se olvidan cada día de su propia cultura, tan 
rica, tan diversa, tan llena de gente como Unamuno, 
que les plantó cara aquel 1936... 

No, así no, así nunca, volviendo a 
la época de los presos políticos, del ahogo 
económico a quien no se pliega ante sus órdenes 
y sus mandos, a la censura de los grises tiempos... Así no, 
señoras y señores del Estado español, así no, que ya sabemos 
que el independentismo catalán no es todo miel sobre hojuelas, 
que no es oro todo lo que reluce, que podremos estar de acuerdo 
o no con sus ideas y con sus sueños, que podremos ver o no viable 
una Cataluña independiente... Pero así no, así no arreglamos esto. Así 
lo liamos más, así se fractura más una sociedad, así no. Porque ustedes 
no son de aquí, son de allá, de otros tiempos; y nosotras, las personas 
que respetamos a las personas, no vamos por ahí aporreando 
otras personas, ni quitándole la libertad a quien no piensa 
como nosotras. No sé ustedes, lumbreras del Estado 
español, qué van a hacer los próximos días, pero 
yo, que nunca vi la independencia de Cataluña 
como algo urgente ni como una buena 
salida, no pienso callarme 
excusándome en que 
esto no va conmigo, 
porque aquí y 
ahora nos 
estamos 
jugando algo 
más importante que 
una bandera, nos estamos 
jugando esa pequeña porción 
que todavía nos queda 
de libertad. 







lunes, 16 de octubre de 2017








Agua. Agua para los incendios
Para los incendios mucha agua
Para los de aquí y los de allá, los 
del monte gallego, los de la pradera 
americana, agua, agua para mis montañas 
y para las tuyas, las asturianas, las valencianas, 
agua para los incendios todos del alma torturada... 

Agua para los que no supimos decir todo el amor que 
cabía en nuestra mirada, agua... Para las que escondieron 
su libertad en los eriales resecos de su miedo. Agua. 

Agua para los trolls, agua a borbotones, que 
se apaguen sus rancios y cobardes clics

Para las banderas en las ventanas 
que aún niegan la barbarie de 
la represión aquel primer 
día de octubre, agua, 
que hace la vista 
clara. 

Para el 
imperio miope 
que aún quiere mantenerse 
unido aplastando. Agua, dos botellines 
de agua y a beber charlando. Para los incendios 
del fanatismo, agua y a saciar la sed milenaria de 
sus neuronas. Para la autoridad y la banca cruel que 
nos desahucia, nos recorta y nos deja sin refugio, agua, 
mucha agua de mar para que sepan lo que es ahogarse 
mientras ellas cuentan sus beneficios, y el 
rebaño encuentra el sentido de 
su vida en un gol... 

Agua. Agua 
para el gobierno inepto 
que cerró los oídos a la voz de 
medio pueblo, y ahora solo tiene 
155 salidas ajusticiadoras, agua. Agua 
de río que les cante las cuarenta. 

Para los incendios todos
agua. Agua bailarina que abrace 
a la gente que sabe hablar con la gente, 
y con la gente que no sabe pero aprende, 
tartamudeando, balbuceando o temblando... 
agua fina bailarina para todas las mujeres que 
perdieron sus caricias a puñetazos, agua madre y 
limpia, la que mana de sus sueños, la que les dice que 
son grandes, que son personas, que son agua de primera 
calidad. Agua para ti, agua para el niño que está al borde 
de morir de hambre y de sed a solo unos kilómetros de 
un verde y rico y miserable campo de golf. Agua 
para los bomberos, para la guardia forestal, 
mucha agua serena para ellos y para 
ellas, porque a pesar de los pocos 
medios siguen peleando 
contra las llamas 
y contra la 
cortina 
de humo. 
Ahí están, 
aguantando las 
ganas de escupirle a 
la cara al poder infame 
que les negó los últimos años 
un camión cisterna nuevo, o 
más personal... porque para 
eso nunca había dinero, ya 
se sabe: la crisis, el rescate 
a la banca, las alfombras 
rojas para que las grandes 
fortunas sigan incendiando 
las pequeñas economías 
de millones de familias... 
Agua agua agua. 

No agua del aguantarse 
y a joderse, de esa ya tenemos 
las tripas hinchadas. Agua de la de 
verdad, de la nuestra, de la que nos 
secuestran las ansias privatizadoras 
del negocio a toda costa. Agua de 
la que alimenta solo con verla. 
Agua. Agua para mí. Agua 
para todas las artistas 
que día y noche 
nos bebemos 
la sensibilidad 
extrema de nuestras 
entrañas en un vaso de 
indiferencia general. Agua 
también para quien no cree 
en el cambio climático, como si 
lo que nuestros pulmones tragan 
a diario fuera cuestión de creer o 
no creer, como si el plástico en los 
océanos fuera una cuento, una leyenda, 
una Atlántida perdida más. Agua para que 
se vayan por el desagüe tantas cucarachas 
disfrazadas de petroleras. Agua para que se 
desatasquen los prejuicios. Agua del Carmen 
para la médica que se bebe noche y día 
el trago amargo de un hospital sin 
camas. Agua potable para 
llenar las botellas 
vacías de ética 
de los mass media
tan acostumbrados están 
a chapotear en sus estanques 
de agua podrida... que lanzan 
al mundo olas sucias de publicidad 
y creen estar lanzando glamurosa y 
persuasiva erótica del poder. 

Pero queremos agua. 
Agua para los incendios
Agua para la gente buena que 
no quiere ser lobo con piel de 
cordero, y no lo es, porque nunca 
se cansó de cavar en el desierto buscando 
su propio manantial. Agua para las meigas, 
que hoy lloran en el bosque que las imaginó, 
y mientras lloran lo riegan, y cuando acaban 
de llorar buscan más agua y nuevas semillas
porque las meigas no se rinden, saben que 
el agua que cura las heridas del bosque 
 está allá donde la razón y el corazón 
se encuentran. Agua. 

Necesitamos agua de verdad
no verla en una pantallita, no: Agua, 
solo eso, agua para nosotras, las gentes 
que somos eso, agua. Agua y poco más. 







)) Water ((