dijous, 17 d’octubre de 2019













Él  votó que no en el referéndum del 1 de octubre, ella votó que sí. 
Y nadie les va a romper la paz infinita que sienten cuando caminan juntas 
entre banderas esteladas, lazos amarillos y miles de personas que son, también, 
gent de pau. Se retirarán pronto, la ancianidad es lo que tiene, que caminar 
se puede, pero llega un momento que la cama es lo que más apetece. 
Y el sexo, que a esta pareja eso le apetece todas las noches.

Se desvisten en silencio, en la penumbra cómplice, no muy lejos se oyen 
sirenas y gritos y arrastrar de vallas y contendores. La violencia sofisticada y 
presuntamente legal del Tribunal Supremo contra los presos políticos, la violencia 
airada, estéril y estéticamente estúpida de algunos manifestantes que lanzan cócteles 
molotov en calles cercanas, las pelotas de goma, los atropellos sádicos de alguna furgoneta 
antidisturbios, las cargas brutales de la Policía Nacional y de la Guardia Civil hace ahora 
dos años contra votantes desarmados… Todo eso no está en el país soñado por estas dos personas 
que ahora se exploran con calmada excitación. Son sabias queriéndose, llevándose a las puertas 
del orgasmo, retirándose un poco para deleitarse en la húmeda lengua que asoma entre los 
labios abiertos, acogiendo con la piel entregada el inocente palpitar que al momento siguiente 
lo pide todo y se deja penetrar de nuevo, y envolverse otra vez. Y nadie diría que a esta 
edad dos personas puedan hacer brotar ríos así, chapotear así, como dos adolescentes que 
se encuentran por primera vez con su propio orgasmo y se olvidan de cómo era 
su cara que ahora se desencaja, se descoloca y al final, muy lentamente, 
se relaja y se reúne con la noche amorosa de Barcelona.

Fuera arde un árbol y algún que otro coche, y los voceros de la violencia 
tratarán de contagiar a los amantes. Será inútil, él y ella mañana volverán a 
salir y defenderán, con sus pasos, la existencia de un país hermoso y valiente 
que bien podría llamarse Catalunya. Porque él, ahora, ya votaría sí en el 
referéndum, porque él, con ella, mañana buscará la manera de replantar un 
árbol en alguna montaña, en algún valle, donde sea, pero lo harán. 
Sin esperar a que una Autoridad que todavía anda soñando los 
monstruos de la sinrazón despierte. Él y ella ya saben soñar 
como sueña la buena gente, aprendieron paso a paso 
a regar y cuidar aquello que aman.



-Ximo Segarra – 
(Cuentos de cuando el sexo pudo razonar -2) 
















dilluns, 14 d’octubre de 2019

















Sóc al·lèrgic a qualsevol Estat —tots els estats que conec 
són descarada o dissimuladament autoritaris—, per això sóc molt crític 
amb l'Estat espanyol, i també ho seria amb un hipotètic Estat valencià, o català 
o andalús, o patagònic... Ho dic clar: visca la terra lliure sense reis, "caudillos" ni 
amos. No vull jerarquia, vull assemblea, no vull rics ni pobres, ni amenaces ni lideratge 
egoista, ni estatus social, vull pobles conscients de la seua responsabilitat. Més clar 
encara: no més privilegis, ni imposicions, ni imperi genocida i pagat de les seues lleganyes. 

Som humans, no?, i sabem pensar i sentir i estimar, o no? Doncs fem-ho, i si no 
sabem: aprenguem-ho, ja hi ha prou de peresa mental, de bloqueig emocional, 
d'odi poruc. Ja no més tant se me'n fot. Avui som indígenes americanes reprimides 
per la força bruta, som supervivència kurda bombardejada, som gent que volem 
viure en pau, i no ens deixen fer-ho. Avui més que mai: llibertat preses 
polítiques. Avui més que mai: hem de riure'ns de les provocacions, 
hem de cuidar el nostre entorn, hem d'empatitzar, no només amb 
el patiment de les persones empresonades injustament i de les 
seues famílies, també amb el dolor de les persones injustament 
sense sostre, dels mil i un països que viuen ben a prop nostre 
patint com nosaltres, o més, el dia a dia. Som gent de pau? 
Doncs endavant, no només avui, no només amb un llaç groc 
una bandera o un crit de resistència. A per totes també demà, 
en tots els àmbits de les nostres vides, endavant tots els dies 
i totes les nits, arranquem les màscares dels privilegis, 
de l'esclavatge contemporani. 

Arranquem també les nostres pròpies màscares, que ningú 
té tota la raó, i tothom té alguna cosa important per dir.
Tothom té dret a decidir, i ningú té dret a colpejar-nos, 
ni empresonar-nos per voler exercir eixe dret. El dret a ser 
lliures —lliures de debò— en un món lliure, valent i fratern.
















divendres, 11 d’octubre de 2019














Se sienta en la cama y respira sin prisa, ya no hay que llegar con urgencia a ninguna 
parte. Por fin lo ha hecho. Cortar una relación nunca es fácil, pero la sensación de 
alivio y libertad compensa la tensión insufrible y los infinitos malos rollos. Sabe que ha  
sido su última relación tóxica, atrás queda la alta ejecutiva de no sé qué gran banco, 
más atrás todavía aquel jeque árabe, petrolero y machista, también el político 
experto en mentir y en calcular —calcular más mentiras—… y otros y otras que ahora el 
planeta no tiene ganas de recordar. Se quita los coches que le aprietan los pies, se 
desprende del asfalto asfixiante —qué más ropa necesita alguien que quiere, simple y 
 naturalmente, hacerse el amor—, y tira a la basura todas las joyas que le colgaban, le 
pesaban y le oprimían: un par de cuentas pendientes, un diamante de sangre, anillos 
industriales… Y se desmaquilla de humaredas y de beneficios bursátiles, y se echa en 
la cama del espacio exterior para gozar, por fin, una orgía con su espacio interior. 

Y abraza el anhelo del placer más sencillo y profundo: no hay nada más excitante que 
ser una misma, y también uno mismo, despierto y desnuda bajo la lluvia de 
estrellas, ardiendo de besos, bebiendo la vida, sin más y sin menos…



-Ximo Segarra- 
(Cuentos de cuando el sexo pudo razonar -1)







dijous, 10 d’octubre de 2019
















Ni física ni química. Còmica sense prejudicis, amb amor molta còmica. 




















dimarts, 1 d’octubre de 2019

















Tot el món sap que els caragols són tan violents... 
I l'estat espanyol és tan pacífic i dialogant... 

Si és així com defensen la unitat d'Espanya, amb 
mentides mediàtiques, repressió judicial i força bruta, 
no és d'estranyar que alguns caragols que mai hem sigut 
independentistes comencem, lenta i silenciosament, 
a canviar d'opinió. Perquè tenim dret a decidir 
quina és la casa on volem viure. 

Encara que la nostra casa siga tan fràgil 
i menudeta com la d'un caragolet. 















divendres, 27 de setembre de 2019






Mi casa se quema 
Tu casa se asfixia 
Su casa se inunda 
Mi casa Tu Casa Su Casa 
Nuestra casa es la Tierra 
Si ella sufre 
Sufrimos todas 





















LAS LEYES DEL MERCADO ENCUMBRAN LA ESTÉTiCA DE LA iGNORANCiA, 
Y ARRiNCONAN Y CONDENAN LA BELLEZA MÁS SABiA Y NATURAL.
La indiferencia cotidiana, la evasión cobarde, el perezoso postureo... 
son algunos de los socios preferentes de esa grande y soberana crueldad. 
(Cada cual decidimos, con lo que hacemos y con lo que no hacemos, 
qué mundo queremos respirar, cuál es nuestra naturaleza soñada)