dimarts, 29 de setembre de 2020






 





Els mosquits molt dialogants no són. Volen beure la nostra sang. 
Ni pau ni convivència ni res. La nostra sang, i emprenyar. 
Emprenyar molt volen els mosquits dels collons.






(versió nova d'una vinyeta que ja vaig publicar ací fa uns anys)














diumenge, 27 de setembre de 2020






 






No es habitual, pero alguna vez pasa que situaciones a priori 
tristes y difíciles son, al final, muy diáfanas y liberadoras. 









("remake" de una viñeta que ya publiqué aquí hace 4 años















divendres, 25 de setembre de 2020






 





No tinc costum de portar camisetes amb dibuixos meus, de fet és 
raríssim això però mira, ací veieu una foto que contradiu el meu 
costum. Va ser un regal que em van fer i ben content que vaig quedar 
(no se’m veu la cara però sóc jo) (sempre he tingut certa timidesa a 
l’hora d’eixir en fotos) (i, a més a més, així la camiseta surt més gran)

Per cert, si algú vol una camiseta amb un dibuix meu, només ha de dir-m’ho per correu i 
no tardarà molt a aconseguir-la. Garantida bona qualitat tèxtil i d’impressió i de tot plegat :-)










dijous, 24 de setembre de 2020






 




Otra de las tres viñetas de las que hablaba yo hace un par de días. La tercera 
la publicaré yo aquí en este planeta llamado acapu la semana que viene yo. :-)












dimecres, 23 de setembre de 2020





 





Algún día habrá una huelga de esas gordas, guapas y geniales, habrá huelga de crucificadores. 
Y la vida será vida, de día y de noche. Mientras tanto ensayamos otras huelgas, huelgas anunciadas 
o sorprendentes, rápidas o caracoleantes, escondidas o temerarias, mías o nuestras, apasionadas o 
relajantes… Porque sí, porque del rebaño atropellado a veces salimos ovejas negras (o rojas) 
(o moradas) (o de todos los colores) y soñamos, por ejemplo, una escuela pública 
que nos enseñe a ser felices y a defendernos del sistema demente, caduco, 
asesino y contaminante. Y soñamos una sanidad pública rebosante de recursos, 
de empatía y de buena salud. Y agricultura limpia y bien tratada. 
Y arte libre y bien abonado y mejor regado. Y soñamos cosas 
así que no son cosas, son necesidades, caminos 
que anhelamos respirar. 

En fin: Huelga eterna de crucificadores queremos. 
Huelga eterna de ricachones y de mandamases y 
de mandahuevos y de vocesdesuamo. 

Mientras tanto, no hay duda, pequeñas huelgas haremos, 
siempre que sean necesarias, y ahora son tan necesarias… 
Porque no renunciamos a seguir ensayando, no 
renunciamos a que una humilde y pequeña huelga 
sea por fin esa gorda y guapa y genial huelga que 
algún día (o alguna noche) celebraremos.











dimarts, 22 de setembre de 2020






 






Esta viñeta es una de las tres que envié a la 1ª edición del Premio internacional 
de humor gráfico "Francisco de Quevedo". El tema del concurso era, sí, Quevedo, 
y fue difícil que surgieran ideas en plan humorístico, pero me puse a ello y al final logré 
confeccionar 3 viñetas. ¿Por qué me costó tanto? Pues una razón es que me pilla lejana 
la literatura castellana de aquella época, tuve que desempolvar el Buscón, 
releerlo (no entero) (lo confieso) (pero también confieso que no me avergüenzo), 
empaparme un poco de su estilo, de su forma de escribir, y tratar de actualizarlo 
en viñetas de humor. Otra razón de la dificultad es que no podía identificarme 
con él, no lo encuentro simpático, a Quevedo; buscando en los datos que hay de él vi 
que su forma de pensar estaba, por decirlo suavemente, en las antípodas de la mía. 
Eran dos buenas razones para decir Esto no me motiva, no me va, fin de la historia. 
Aun así, otras dos razones me llevaron a presentarme. La primera razón: releyendo a 
Quevedo sonreí más de una vez: era ingenioso el jodido, mucho, sabía qué hacer 
con las palabras y jugaba con ellas apasionadamente, es verdad que su humor era muy 
sórdido y cruel, pero era humor escrito muy bien hecho...La segunda razón: había cinco 
premios bien remunerados, y yo, como buen pobre que soy, no podía dejar 
pasar esa posibilidad, por improbable que fuera; los remilgos 
había que dejarlos a un lado y ponerme al tajo. 

En fin, que no me arrepiento de haber participado, aunque no haya ganado ninguno 
de aquellos cinco premios (eso sí, una de las tres viñetas fue seleccionada para el 
catálogo y la exposición) (no es esta de hoy) (la seleccionada y la otra las publicaré 
aquí en breve). Y es justo reconocer una cosa: en este concurso el trato humano lo 
cuidan, y eso, en los tiempos que corroen (sí, corroen, confinan y explotan a la 
gente pobre) es de agradecer. En fin: no sé si Quevedo tenía un trato humano afable 
y amable, pero la verdad es que viajar en el tiempo con ese personaje y llevarlo 
un poco a mi terreno ha sido, en definitiva, una buena experiencia. Lo dicho, 
en unos días o semanas publicaré la viñeta que me seleccionaron, y también la otra.











dilluns, 21 de setembre de 2020






 







Hi ha llibres molt actius i molt imaginatius.
O imaginacions molt actives i molt lliures.
O potser hi ha totes dues coses alhora...