dijous, 4 de juny de 2020












Es mucha la gente que dice que no tiene suerte, quien más quien menos 
se ha quejado alguna vez de eso. Yo, sin ir más lejos, me he hartado de oírme 
decirlo tantas veces que al final he decidido sentarme conmigo mismo y hablar 
en serio del tema. Y ha sido divertido, porque sentarse con uno mismo requiere 
ser también silla, e incluso mesa (sí, mesa: si no sabes qué hacer con tus codos 
y necesitas un lugar donde ponerlos, la mesa ayuda), y ser mesa, ser codos, ser 
silla, ser culo y ser uno mismo es tarea compleja. Y podría desvelar ahora las 
conclusiones a las que he llegado en esa autoconfesión, pero creo que será 
más ameno e interesante para los millones de personas que me 
leen hablar de algo muy relacionado con la suerte. 

Sí, querida gente: hoy hablaré de los juegos de azahar. Sí sí sí: los juegos 
de azahar son unas cosas que hacen los naranjos en primavera cuando nadie los ve. 
Me pasó un día, hace años, que ya me iba de un huerto después de trabajar allí toda 
la tarde y noté algo así como un gran movimiento detrás de mí. Me giré y todo 
estaba como siempre: los naranjos con sus hojas verdes y sus aromáticas flores 
blancas, los hierbajos rebeldes que nunca han de faltar en un huerto, algunas 
abejas zumbando laboriosas… En fin, todo normal, me volví y ya iba a meterme 
en la furgoneta cuando un rumor así como de fiesta infantil cumpleañera + discoteca 
en imparable subidón + concierto de AC/DC surgió otra vez a mis espaldas. Me 
giré muy rápido. Nada: todo bien, nada sospechoso. Solo un detalle hubo: una 
abeja se me quedó mirando a un palmo de la nariz con un satisfyer en sus patitas. 
Nos miramos fijamente, ella era pura inocencia en la salvaje mirada, yo trataba 
de descubrir algún indicio de culpabilidad en el fondo de sus ojazos, pero la 
abeja mantuvo la cara de póker, mientras los pajaritos piaban con disimulo 
revoloteando por aquí y por allá, y los naranjos miraban hacia otro lado 
mientras sostenían con aparente indolencia miles y miles de flores de azahar, 
y algunas hormigas recorrían la tierra aparentando tener mucho trabajo, y una 
ligera brisa acariciaba así como quien no quiere la cosa a unas nubes que no sabían 
si llover ya o esperarse un poco más. Y yo bajé la mirada y me giré, me subí a 
la furgoneta y sin mirar atrás dejé que el huerto hiciera lo que quisiera. Quién 
era yo para interrumpir aquella maravilla de primavera en libertad, solo me atreví, 
de reojo y durante una décima de segundo, a mirar por el retrovisor. Allí los Juegos 
de Azahar se inauguraban ya por todo lo alto y yo pude sonreír. Sonreí desde 
los labios a los pies, y desde los pies hasta el último pelo de mi cabeza. Y eso, 
poder sonreír así, era tener muchísima suerte. Y aquella noche fui feliz. 

















(la viñeta es versión nueva de una que hice en 2015) 








dimecres, 3 de juny de 2020
















Taca la fulla i no la deixes sola, escriu-la, dibuixa-la, imagina com fer allò que 
mai vas creure que podies fer. De negre o de roig o de blau, vesteix la 
mentida una i mil vegades fins a deixar-la despullada amb les teues 
mans. Taca la fulla buida, no tingues por, no hi ha res 
tan net com els teus dits buscant la dolça veritat 
que naix del teu cos. 

Tendrament desfés l'embolic del cap. 


I tanca la porta que porte a l'altar més blanc i més alt, obri la finestra i salta 
amb les paraules que juguen a l'era antiga d'un món ple de somriures. 
I de plors. Perquè també hem de plorar per saber què és 
allò que no volem perdre mai. 


Tendrament parla amb tu. 


I deixa que les persones que no van voler estimar-te, i les que no vas voler 
estimar, s'enlairen i volen allà on vulguen anar. La vida està plena de 
tardors i de fulles, i tu pots renàixer una primavera qualsevol, 
jugant al pati d'una escola inventada on no hi ha ningú que 
maltracte a ningú. I pots, si vols, pintar el pati 
de verd de rosa i de groc. 

Tendrament escolta't. 


Taca la fulla amb el poema més imperfecte i camina'l sense vergonya i envia'l lluny 
del dolor. Potser no tindràs resposta, o potser un jutge o una jutgessa et voldrà 
confinar dins del seu món quadriculat, però tu escaparàs feta fulla ballarina 
per la reixa més fina, i ho hauràs fet. I t'hauràs sentit viva. I hauràs 
embrutat la tristor més pura amb una taca plena d'allò 
que no té nom. Allò inesperat que ets tu. 


















dimarts, 2 de juny de 2020














¿Qué es un pensamiento negativo? Un pensamiento que resta, que nos echa hacia atrás, 
una involución. Trump, el presidente de Estados Unidos, es eso: un paso atrás en la 
evolución, un pensamiento negativo que en vez de llevar a su país hacia 
adelante lo ancla en una alucinación desfasada y violenta. 

La manera de afrontar las protestas provocadas por el homicidio de George 
Floyd cometido por un policía muestra su lucidez como presidente: ninguna. 
O menos que ninguna. Es un niño rico que juega con gasolina (y con lejía) 
y nunca asume su responsabilidad en el incendio (o el envenenamiento)
Se le ha definido como un supremacista blanco, y también lo es. Y como todos 
los racistas solo puede ver la realidad restándola, oscureciéndola, negándola para 
que triunfe su ambición alucinada. Que no se entera, vaya. No se entera de dónde 
han salido esos negros, ni tampoco esos blancos que se solidarizan con ellos, 
no recuerda la historia de su propio país, la importación sistemática (y la cría 
también sistemática) de esclavos, el genocidio voraz de millones de 
indígenas americanos. Y si recuerda la historia, la niega, como todo 
buen pensamiento negativo ha de hacer, hasta la victoria final. 

Trump  se autosatisface con su propia nulidad, se encierra en su búnker, o en su iglú, 
o en su caja fuerte, y todo lo demás le es ajeno, lo condena, lo pisotea, lo 
menosprecia. Es, insisto, un genuino pensamiento negativo, garante de 
los prejuicios más tradicionalmente bobos. Por eso no cree que haya 
vida más allá de él, todo empieza y termina en su paraíso 
inventado, por los milenios de los milenios, amén. 

Y sin embargo la hay, hay vida más allá. Ya lo decía Galileo: el planeta se mueve, 
a pesar de todos los santos tribunales, la vida se mueve más allá de las directrices 
de un loco peligroso, por más todopoderoso que el loco sea. Por eso cierro ya 
esta reflexión, porque hay cosas más bonitas y estimulantes en 
las que ocupar mi tiempo. Y vuestro tiempo. Hasta luego… 















(la versión original de la viñeta ya la publiqué en este planeta hace poco más de 3 años












diumenge, 31 de maig de 2020

















Regalar flors sempre és arriscat. Sobretot per a les flors... 

No regaleu flors, per favor. Regaleu poemes, dibuixos, cartes d'amor... 
que també son coses molt nutritives i li donen alegria i calories al cor :-) 














(la vinyeta és "remake" de la versió original que vaig publicar fa 5 anyets)








dissabte, 30 de maig de 2020














Sempre s'ha dit que quan vénen mal dades és quan veiem de què està feta la gent. 
I també s'ha dit que les situacions difícils són oportunitats per a créixer. Estic d'acord, 
resiliència per davant de tot, transformar allò dolent en aprenentatge i en millora. 

Els darrers mesos hi ha hagut de tot: persones que han aprofitat per a fer neteja 
(interior i exterior), persones que encara s'han tancat més i persones que, si fa no 
fa, segueixen igual. No parlaré del meu cas ni de cap cas individual, no és el cas 
ara, vull parlar del sistema on vivim: l'Estat, què ha fet en una situació així? 
Què fa? Des del primer moment s'ha posat l'uniforme del estado de alarma: 
Restricció de moviments i de llibertats, drets civils a la merda, queda't a casa, 
i si no obeeixes: multa, i si no la pagues: presó. En resum: violència, amenaça, 
por. Multa (multíssima) por, no saben fer-ho d'una altra manera, porten segles 
fent-ho així i no volen aprendre. Hi ha molts països, més democràtics que 
l'estat espanyol, on han apostat per recomanar, no imposar, informar, no multar, 
dialogar, no reprimir. Em venen a la memòria les imatges de l'1 d'octubre i tota 
la repressió que va vindre després, per defendre una opció política no violenta...


És veritat que hi ha un virus molt "xungo" i mortal, això no ho negue, i que s'hi 
han pres algunes mesures socials d'urgència, però també és veritat que 
l'estat espanyol ha volgut amagar les carències estructurals i de recursos 
que tantes retallades han provocat en la sanitat pública (i en la investigació 
científica i en tots els serveis socials), i no ha demanat perdó públicament 
ni ha iniciat canvis (canvis profunds per a evitar que una altra emergència 
ens trobe tan mal preparades com ara). Han acudit al "mando único" 
i a la por. Unflar la por és típic dels règims autoritaris. 

"El poble mana, el govern obeeix", diu la cançó de Txarango. Ací els governs 
(de tots els colors) manen i el poble pague les destrosses d'eixos governs. I damunt 
ens atemoreixen i ens culpabilitzen. Jo això no ho vull, per això ho denuncie, sóc 
una de tantes persones que han estat multades, i sent una ràbia dins que no 
me l'acabe. Però no em furtaran les ganes de fer riure, i de fer somriure,
 i de fer pensar. Per això esta vinyeta d'humor. Per això tantes 
vinyetes d'humor que he fet. I que faré. Sí sí sí.















divendres, 29 de maig de 2020














Creo que fue ayer cuando vi una mascarilla paseando sola por la calle a altas horas 
del mediodía. Al principio creí que era el viento quien la llevaba, pero no, era 
ella quien volaba a su aire y me miró así como con interés, e incluso me guiñó 
un pliegue con gracia y picardía. Y pensé, no sé por qué, que el gesto no iba para 
mí, que tal vez iba para mi mascarilla, y continué caminando aperplejado y 
asintomático (quiero decir que yo iba así, sin tomaticos pa’la ensaladica). 
En un momento de lucidez (también los tengo, esos momentos) me eché 
la mano a la cara, no para abofetearme en plan autoculpabilizante, 
sino para comprobar que yo llevaba la mascarilla puesta. Y no, no la llevaba. 
¿Dónde está la mascarilla? ¿Dónde se ha ido la muy pilla? Ay ay ay… Sí, has 
acertado, se había ido con ella, con la mascarilla aquella tan atractiva. 

Y me alegré por ellas, esa es la verdad. Que sean felices, que hagan el amor 
con las perdices y que se den muchos besines y (ya puestos a desear cosas buenas) 
que sobrevuelen el mundo mundial, liberadas y orgasmadas (esta palabra es 
un cruce entre orgasmos y amadas), despreocupadas y extasiadas, 
contagiadas hasta el fin de los tiempos. Sí, estos tiempos que 
se corren a pesar de tanta encerrona. 

Y aquí termina el cuentecico, no olvidéis poneros los calcetines de lana para 
ir a la playa. O sí, olvidadlo, vuestros pies os lo agradecerán… y también 
quizá se enamorarán de otros lindos pies escandalosamente 
desnudos y muy (muy muy) libertinos… 




X.S. 

(Cuentos de cuando el sexo pudo razonar -9) 











dimecres, 27 de maig de 2020