lunes, 26 de enero de 2015

















La versión en castellano de esta viñeta la publiqué 
en el planeta este llamado blog (o viceversa) (o versavice) 
en abril del año pasado, en un post dedicado a eso, 
a la rareza de la normalidad (o a la normalidad de 
la rareza) (o vaya usted a saber a qué estaba 
dedicado aquel post llamado raro).














Oye, pues sí que estás arrarado, Cactus.

A ver, escúchame, porque creo saber porqué 
estás así, mira, fíjate en lo que te voy a decir.










Bien, pues ahí voy, Cactus



(a ver... con permiso de Federico)


(ejem)


(allá voy)


 Verde que te quiero verde. 
 Verde viento, verdes púas. 
 El desierto navegar 
 y el camello en la montaña. 
 Con la sombra en la cintura 
 ella sueña en su arena, 
 verde oasis, duna verde, 
 con ojos de ría baja.
 Verde que te quiero verde. 
 Bajo la luna agitada, 
 las estrellas le están mirando, 
 y ella no quiere mirarlas. 

 Verde que te quiero verde. 
 Grandes suspiros se escapan, 
 vienen con el pez de secano 
 a revolcarse en el fango. 
 La higuera frota su vientre, 
 con la caricia de sus ramas, 
 y el monte de venus, gatuno, 
 eriza sus rizos y pregunta. 
 ¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde...? 
 Ella sigue en su arena, 
 verde oasis, duna verde, 
 soñando en la mar amada.  















Jeje...


Verde que te quiero verde, Cactus :-) 


Y ahora descansa.


Ahora descansa y sueña...


...y baila, baila con tu sol.





























:-)









11 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

Cada vez me gusta más la gente rara que se ignora como tal y menos los que van de normales y se dicen locos...
Y qué guapet el cactus!!!
Y el poema...
I tot!!

Abrazo, Ximo.

Lo del cactus lo creaste para los niños?

M. Roser dijo...

Em sembla que jo també hi sóc en aquest amagatall...
Veig que al simpàtic cactus li ha agradat el poema, però no sé si "Federico", t'hagués donat permís, he, he...
Petonets Ximo.

Ishtar dijo...

Que bonito el verde desierto de oasis y dunas verdes.
El cactus ya está alegre.
Que vivan los perros verdes!!

Me gustó mucho :)

Rafa Hernández dijo...

Muy bueno Ximo, el que no se considere raro, apañado va.

Un abrazo.

la MaLquEridA dijo...

Cactus que me espinas Cactus :)

Kristalle dijo...

Los cactus duelen, jo
me ha gustado tu blog :3 me quedo por aqui ^^

Saludos

Tramos Romero dijo...



El corazón verde de alegría,

Besos fuertes


tRamos

Leonard dijo...

Me ha hecho mucha gracia.

Saludos, Suerte.

Raquel P.R. dijo...

Ohhhh Ximo... qué fácil es volar de tu mano y llegar a esas dunas verdes, donde Cactus nos espera y nos regala mil sonrisas.
Un beso grandísimo.

Loreto Giralt Turón dijo...

Raros o no, som com volem ser :)

Tesa Medina dijo...

...y es que ser raro no es más que un concepto estadístico.

Lo sé porque desde siempre he estado en el club de los "raros" y hasta que me di cuenta de lo anterior me preocupaba un poco.

Que tierno ese Cactus arrarado. Menos mal que con tu conjuro poético, Ximo, le has devuelto su esencia.

Muchos besos,