dimarts, 4 d’octubre de 2022





 




Dicen que no es bueno perder los nervios, que mantener la calma es señal de sabiduría.
Cierto es, pero peor todavía es perder los flanes. Lo digo porque, aun a riesgo 
de perder un poco (o un mucho) las formas, en ocasiones es bueno 
echarle flanes al asunto. Quizá todo esto suene a galimatías, 
pero no, yo creo que suena a flanes sabrosones y nutritivos.
¡Hasta luego!