martes, 13 de octubre de 2015













Dicen sonrientes 
Nos ha ido bien en la vida 

No les llega 
la honestidad ni 
la inteligencia 
para confesar 
Os hemos pisoteado bien en la vida 

La elegancia presumida 
en el vertedero 
de una mirada 
insensible al mundo 

No les llega 
el gusto ni  
el tacto 
para sentir 
la vaciedad beoda 
que habita en 
su retorcida 
sofisticada 
brutalidad 

No saben jugar limpio 
No saben soñar limpio 

Se pierden en un presente 
que nunca supieron regalar 

Y no se dan cuenta 
de lo poco que cuentan 
para el canto sencillo y grande 

para el niño sin malicia 
para la vida que no se vende 
para la sonrisa en paz 

Porque hoy, como siempre, es 
un buen día para abandonar 
la fábrica de esclavos y 
darle la vuelta al mercado 

Y que el artículo de lujo 
más cotizado sea 
la bondad 





Ximo Segarra 





5 comentarios:

María PAZ dijo...

Impecable, Ximo. Justamente anoche, inundada de tanto programa político televisivo que está flotando en mi tierra con las elecciones presidenciales tan cerca, pensaba cosas similares sobre quienes allí se presentan ante los ojos y oídos de tantos que desearíamos creer que esta vez será diferente, será mejor...

Un abrazo y buena semana!

Fer

AtHeNeA dijo...

No saben soñar limpio y al final otros pierden la partida.
No sabemos soñar despiertos y al final enloquecemos buscando contrapartida...
Nos perdemos por caminos inciertos de la mano de quien dice saber qué es eso que llaman vida pero en verdad querían decir vita~licia.
Ellos tienen paga y nosotros paga~mos cada día.

Un salud✴

Me quedo por aquí si no te importa

Loreto Giralt Turón dijo...

Buf, deu ser terrible no saber sommiar net.

Tesa Medina dijo...

La bondad me desarma, Ximo, me resulta irresistible como la risa de un niño.

Las personas que no saben amar, tampoco sueñan. Porque especular con conseguir tener TODO sin que para obtenerlo les importe a quin se llevan por delante, es un delirio, nunca un sueño.

¿Sabes que nací en un martes y 13? Para mí el 13 es un número especial. Así que me adhiero a "tu campaña" sin dudarlo.

Un abrazo,

M. Roser dijo...

Un poema molt dur Ximo, suposo que a conseqüència dels temps que estem vivint...Però jo canviaria l'última estrofa amb el teu permís:
Que la bondat no sigui un article de luxe, que sigui el més econòmic, perquè pugui estar a l'abast de tothom...
Petonets, Ximo.