jueves, 1 de octubre de 2015








Andando, andando;      
¡que quiero ver todo el llanto      
del camino que estoy cantando!      

Juan Ramón Jiménez      





Suelta amapolas rojas 
la dulce niña rota 
que agarraba la valla 
coronada de espinos 

Y el viento la busca 
y agita un ramo 
de violetas grises 
vestidas de frío 

Y a las diez amapolitas blancas 
en los diez deditos finos 
se las come el universo negro 
que ruge en los bolsillos 

Su madre la mira desde el camino 
y levanta una sonrisa fiera 
y le dice a la niña 
casi casi en silencio: 

Esta noche podremos soñar 
que la luna es la puerta 
de nuestra casa, y las estrellas 
bengalas del paraíso 

Y las diez amapolitas vivas 
salen de los bolsillos 
y sujetan la cara tierra 
de la madre sin refugio 

¡Mami! ¡Nunca lo había visto! 
¡Tu cara es la luna! 
¡Y tus ojos dos estrellas 
de un color cielo tan bonito...! 



Ximo Segarra 












Portada del nº22 de Kastelló (octubre 1993)



3 comentarios:

Loreto Giralt Turón dijo...

Preciós

M. Roser dijo...

Oh, Ximo, quin poema més dolç i tendre...Jo vull un somni com aquest!!!
També m'encanta en Machado.
Petonets i somriures de color de cel.

Xindansvinto dijo...

Uno de tus poemas más hermosos.