domingo, 26 de noviembre de 2017









"Quería hablar de la violencia de género pero ya lo han hecho much@s. 
¿¿¿Hasta cuándo nos daremos cuenta de que es un tema de educación en valores??? 
Si no enseñamos a l@s niñ@s a canalizar la ira y las emociones, crecerán y 
much@s de ell@s serán maltratador@s. Es un problema grave, de educación. 
Por muchas leyes coercitivas que pongamos, no vamos a erradicar este 
tema. Repito: educación en valores y no teoría, sino práctica.
El tema de los guardias de Madrid es, por decirlo suave, horripilante. 
Les han quitado la pistola, ¿y? ¡¡¡Esta gente debería estar expulsada 
del cuerpo ya!!! ¿Dónde vamos a dejar que llegue la violencia? Increíble. 
No sé si os habéis parado un momento a reflexionar cuánta violencia 
nos rodea. No es solo la de un maltratador, está la violencia hacia 
quien no piensa como nosotr@s, la masacre en la mezquita de Egipto, 
el obligar a una niña a casarse con un viejo, el matar de hambre y 
frío a l@s migrantes, el dejar en la calle a una familia, el dejar sin trabajo 
a montones de gente o pagarle tan poco que no llega a fin de mes...
Y la violencia hacia los animales que es para parar un tren.
Después está esa violencia solapada, disfrazada de palabras que injurian, 
menosprecian, humillan...esa violencia que recibimos a diario de 
nuestr@s propi@s compañer@s. Personas que buscan el mismo 
objetivo que nosotr@s...
La violencia nos rodea y nos está ahogando sin que 
nosotr@s seamos del todo conscientes.
¿Sabéis lo que provoca la violencia? Miedo, indefensión, aislamiento. 
Estamos en una sociedad que se mueve por el miedo, miedo de todo tipo: 
a perder el trabajo, al qué dirán, a la enfermedad, al jefe... a que nos 
quiten la paga, a que no nos valoren... miedo, miedo y más miedo.
En una sociedad que se mueve de este modo, la vida se convierte en una 
carrera de obstáculos: desconfianzas, conspiranoias, mentiras... y poc@s son lo 
suficientemente madur@s y con criterio para darse cuenta de lo que es importante. 
Nos quejamos de l@s que nos gobiernan, cada pueblo tiene 
los gobernantes que se merece. 
Solo nosotr@s podemos cambiar las cosas con nuestra actitud. Si no lo hacemos es 
porque no queremos, solo lo deseamos, pero el deseo no es suficiente, el querer sí, 
porque implica trabajo, paciencia, perseverancia... y poc@s están dispuestos a eso. 
Hay que quejarse menos y arrimar el hombro. Hay que aceptar a la otra persona 
como es y quedarnos con lo positivo (todo el mundo tiene cosas positivas). 
Tal vez soy una ilusa, y creo en algo inalcanzable. Puede ser. 
Quizá tan solo somos un experimento tipo Matrix y no hay nada que hacer...
De momento voy a seguir creyendo en que aún podemos cambiar..."


Teresa Palmer