dimarts, 14 de setembre de 2021

 










La versión primera de esta viñeta la hice hace unos años, 
cuando en la vida existían todavía aquellos bichos tan 
desagradables y tan biodesagradables y tan jrrfksmfuffkgrrr

Ahora, por fin, gracias al esfuerzo de tantas personas, al espíritu crítico 
y a las movilizaciones sociales y a la empatía y a la inteligencia y a la
 bondad alzada con alegría y valentía, ya la pesadilla terminó y ya 
nos podemos mirar unas a otras satisfechas por nuestra 
capacidad de decidir, de actuar y de soñar en libertad.

Qué bien todo, ¿eh?, qué bien... Menos mal que nos
queda la iro y la nía... Menos mal...