martes, 23 de septiembre de 2014





OTRA ViÑETA DE CAMPANAS (y ya van 3)













Pues sí, después de salir AQUí y también AQUí
estas dos aún han tenido el valor de querer 
salir otra vez. Y yo no he tenido más 
remedio que ceder a sus caprichos.

Porque, ahí donde las véis, tan tranquilas ellas 
y tan colgadas en las alturas, esas dos campanas 
son muy insistentes muy insistentes muy insistentes 
muy insistentes muy insistentes muy insistentes muy.

Insistentes.

Sí. Insistentes mucho son.

Estuvieron días y días y días y 
días y días (y noches) (y noches) 
(y noches) (y noches) (y noches) dando 
la vara con el tema Queremos salir otra vez 
en una viñeta, Queremos salir... (etcétera) (etcétera).

Y al final les dije que sí. Eso sí: con la condición de que 
esta sea la última viñeta en la que salen. Sí, así fue. 
Llegamos a un acuerdo y me prometieron que 
ya no volverán a las andadas.


Así que asunto arreglado.


Sí sí sí.


Aunque... 


No sé si fiarme.


No sé si fiarme, porque ya lo dice el refrán:


No lancemos tan pronto 
las campanas al vuelo...


(uy)


(ahora no recuerdo cómo era el refrán)


(a ver...)


(a ver, intentémoslo otra vez)



Porque ya lo dice el refrán:



No lancemos tan pronto 
las campanas al vuelo...












Exactamente. Gracias por 
echarme un cable, Cactus :-)














Muy bien, y ahora casi despediremos este post.

Y lo haremos con una viñeta que salió publicada la 
semana pasada en Manos arriba, esto es un Acapu, y que 
también publiqué aquí en el Planeta hace año y medio.

Es una viñeta que tiene mucho que ver con eso de lanzar 
las campanas al vuelo y que luego se nos caigan todas 
al suelo. La viñeta está protagonizada por una amiga 
mía (que también es amiga tuya, por cierto) que 
tiene un problema psicológico. Veámosla: 












Ya ves, qué cosas le dice su psicóloga... Es posible 
que sí, que ella tenga un problema mental. Es posible. 
Pero lo que es seguro es que yo tengo un problema 
mental. Y tú. Y tu vecina. Y mogollón de gente con 
la que te has cruzado hoy por la calle... 


Y quien no tiene un problema mental tiene dos, y 
quien se jacta una y otra vez de que tiene una salud 
mental envidiable y va por la vida de superequilibrad@ 
y de superlúcid@ y de superinteligente... en fin, 
me temo que esa persona tiene el peor 
problema mental de todos.


(pero que no cunda el pánico)


(hasta una persona así puede curarse de su enfermedad) 


(sí)


(hay muchas maneras de curarse)


(riéndose de sí mism@, por ejemplo)



Y esto es todo por hoy.


¡Hasta luego!











Cactus, venga, que nos vamos.














9 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

Ximo hay que lanzar las campanas al vuelo, y hoy más que nunca, ya que Gallardón ha dimitido. Hasta el amigo cactus lo veo hoy más alegre.

Un abrazo Ximo.

Tramos Romero dijo...

Ximo me hipnotizan tus personajes, tu humor, tu ternura y tu ingenio.

¡Felicidades¡


Besos inmensos

tRamos

la MaLquEridA dijo...

Este post es tan tan tan gracioso o loco como tu amiga bipolar jaja.

Besos sin apretón a Cactus.

Cayetano Gea dijo...

Esa campana está un poco a-tolon-drada.
Saludos.

Frida Suarez dijo...

Tu humor es simpático e inocente. Me gusta (:

Adra Sólo dijo...

:) Las campanas son monísimas...pero es que el cactus...uys, el cactus es mi debilidad, mi tolón de Aquiles :)

Besos, Ximo

ATENEA dijo...

Me encanta la tolonera entre bambalinas, déjalas salir más veces que son muy simpáticas. Y de mi querido Cactus..¿qué decir? siempre tan ingenuo y adorable !!!
Ahhhh y voy a pedir cita para esa psicóloga que me parece muy buena ……. consiguió detectar el trastorno bipolar del planeta ………. superprofesional, bravo por ella !!!
Muy buena entrada, Ximo, he pasado un rato de lo más agradable y con una sonrisa de oreja a oreja !!!
:)))))))
Besos !!!

M. Roser dijo...

Veig que les campanes donen molt joc a l'hora de fer vinyetes, ja només els faltava treballar al teatre. A mi m'encanten, o sigui que benvingudes siguin. Segur que encara en podràs treure més suc i si algú et diu que ets un toca campanes, tu, ni cas...
I tens raó qui més qui menys, tots tenim algun cargol una mica fluix...
Bona nit, Ximo.

Tesa Medina dijo...

He llegado hasta aquí, viniendo desde arriba y luego sigo, y estoy entre divertida y conmovida por conocer a tus campanas tan monas ellas... y por volver a ver a Cactus con su guasa tan fresca...y esa mezcla de humor con tropezones de crítica que te gastas y que tan bien me sienta.

Un abrazo, Ximo.