domingo, 5 de febrero de 2017











"No me interesa nada la libertad de expresión por sí misma. 
Otorgamos demasiado valor al poder de la palabra impresa y 
al poder de la palabra hablada. Leemos demasiado. Oímos 
demasiado. Vivimos demasiado poco. Actuamos 
demasiado poco... Yo os hablo con mis 
actos pasados presentes." 


Margaret Sanger 





Parte de un discurso que escribió en 1929 para un acto 
organizado por el Ford Hall Forum. No pudo leerlo, la policía la 
hubiera detenido nada más abrir la boca, pues el alcalde de Boston, 
James Curley, le había prohibido hablar en público en esa ciudad. 
Así pues, el discurso lo leyó en su nombre otra persona, mientras 
ella permanecía amordazada en el centro del escenario. 



(( recogido en la novela gráfica de Peter Bagge "Woman Rebel: The Margaret Sanger story" ))