sábado, 18 de febrero de 2017












Que toda la vida es sueño,                      
y los sueños, sueños son.                      

Pedro Calderón de la Barca                        


Así que uno planta su propio jardín                       
y decora su alma, en lugar de esperar                       
a que alguien le traiga flores.                       

Jorge Luis Borges                        





Dejarla ahí, a la jerarquía, a 
su rollo, a su bola, a su 
circunloquio ausente 

Y venirla aquí, a la 
sin duda alegría de verme 
en compañía de la gente sabia 

Que la hay, vaya que la 
hay. Escasa, sí, a menudo 
tropezando con cobardes de 
la excusa amantes 


Dejarla ahí, a la enemiga 
de los bellos anhelos, a la 
enterradora que disfraza 
al amanecer con velos 

Y venirla aquí, a la voz más 
sencilla, y dialogarla de día 
y de noche, y bailar con ella 
aunque nos brota la sombra, sí, y 
cantar con ella porque, mira tú, nos 
rezuma sin vergüenza la luz 

Que la hay, vaya que la 
hay. Escasa, sí, a menudo 
diluida en la bombilla rutina 
que explota la esclavitud 


Quiero dejarla aquí, a la jerarquía, aquí 
donde no manda ni amenaza ni roba 
el latir de nuestra mente 

Y podríamos dejarnos caer ahí, ahí 
donde la lágrima recorre 
sin prisa la mejilla 
alegre 


Ahí donde estás 
tú, y estoy 
yo, escribiéndonos 
poesía hasta que los 
sueños sean vida 

Escribiéndonos 
poesía hasta que las 
pesadillas 

Se mueran de risa 





Ximo Segarra