martes, 29 de septiembre de 2015









Y ser la sombra que dibuja 
en el centro de la angustia 
una flecha lanza rauda 
contra la espiral irreversible 

Y rendirme en sus brazos... 

Y ser la voz que le canta 
Y ser la llama que le mece 
Y ser la luz que le calma 

Y ser el plácido marco 
de una chispa que flota 
en el cielo más negro 
del pozo abismo tan abierto... 

Y decirle a la soledad que no sufra 
Que no está sola. Que está conmigo 

Y ser hoy el mejor amigo 
de la semilla triste que danza 
todavía buscando agua... 



Ximo Segarra














5 comentarios:

Loreto Giralt Turón dijo...

Segur que ella no s'ho creurà, però hi ha moltes ànimes fent-li companyia.

María PAZ dijo...

Deseo que encuentres ese agua.

Un abrazo!

Fer

Rafa Hernández dijo...

Soledad, que no abrume demasiado.

Abrazo Ximo.

M. Roser dijo...

M'agrada que de tat en tant , la soledat em faci companyia, aleshores ni ella ni jo estem soles...
Bon vespre, Ximo.

Tesa Medina dijo...

Busco la soledad y la disfruto porque sé que ahora esa soledad puede ser habitada en cuanto lo decida.

Pero también conozco de cerca esa soledad no deseada, que te hace nudos en la garganta y a la que tratas con exquisita indiferencia, y hasta con humor para que no se crea que te puede manejar a su antojo.

Un abrazo, Ximo

Estás poético y melancólico pero con las pilas cargadas para resistir