jueves, 24 de septiembre de 2015


Carta d'amor a la noia bonica del nord. 






                                                                                     Castelló de la Plana, 24 de setembre 2015



 Estimada noia bonica del nord:                                                                                                            

       Saps? Voldria començar dient-te que no te'n vages, que no t'apartes, que no plantes una 
frontera entre tu i jo, que vull seguir vivint estimant-te en esta casa antiga on han nascut i han 
mort tants anhels, tants plors, tants camins i tantes rialles... i sí, tantes ferides d'odi i de guerra.

Però tu ja fa temps que tens escrit en la mirada "Vull marxar", i allà on vas li ho dius al món, 
li dius "Jo vull fer la meua vida, vull parlar la meua vida, vull sentir que per fi sóc la dona bonica 
que sempre he somiat ser... jo ja no vull amagar la meua vida". I et diria que, encara així, no 
te'n vages, que no em deixes sol i que provem a construir junts un raconet de felicitat en esta 
casa... en esta casa que sí, et done la raó, és una casa amb moltes parets sordes al nostre cant, 
i sí, falten finestres que respiren els nostres somnis... tantes vegades ofegats... i sí, esta gran 
casa ens ha tapat la boca i les orelles massa vegades... sí, ho sé, és difícil tornar a confiar que 
ací hi ha present lliure, que ací hi ha futur per a gent com tu i com jo...

I també et diria que ho tornem a intentar, que potser el problema és que eres una 
egocèntrica, una presumida que mai ha tractat a este xiquet del sud com a un igual, com algú 
que t'estime i que és digne de ser estimat així com és... sense desconfiances, sense menyspreus... 
Potser junts, junts de debò, podríem anar a buscar a les nostres amigues les illes i als teus 
amants de més enllà dels Pirineus i construir ja no un racó, sinó un jardí ple d'arbres valents 
que li donen aire fresc i renovat a esta casa vella on jo sé que, si te'n vas, sense el teu 
somriure, serà un poquet més trist viure...

Però no puc, noia bonica del nord, demanar-te això. Per què sé com se t'il·lumine la cara i 
com se t'unflen de goig els pulmons a cada nou pas que dónes cap a eixa llar que estàs construint.


El meu cor no t'ho pot demanar... 







Potser és perquè estime massa la teua llibertat que ni tan sols puc suggerir-te que 
et quedes ací, o potser no ho faig perquè, d'amagat, jo ja estic fent les maletes per a una 
fugida que tinc planejada des que vaig néixer. O perquè mai sortiré d'ací i seguiré fent l'amor 
amb les dues llengües que estime i seguiré sent un foraster en totes les habitacions d'esta 
casa tan antiga... tan antiga com la teua bellesa nua, tan bella com la teua 
antigor nua, tan llunyana... i també tan propera...

Potser, noia bonica del nord, diràs que sóc un indecís, que per això te'n vas sense mi, 
però en el fons del teu cor saps que no és així, que si te'n vas sola és perquè no vols 
esperar a ningú, perquè no pots esperar a ningú, perquè si ens esperes potser 
no podràs sortir mai d'ací, i perquè és ara o mai. És ara o mai, Catalunya.

I potser ens tornarem a trobar més avant i podrem construir una nova llar on tots i 
totes les amigues i els amics, on tots i totes els amants i les amants, ens sentirem 
vius i lliures i podrem parlar la veu del nostre cor sense demanar-li permís a 
cap tribunal constitucional. I ser allò, junts, que sempre hem volgut ser.

Si ara te'n vols anar, noia bonica del nord, vés-te'n. 
Ací saps que sempre, estigues on estigues, t'estimem.





Signat:

El País Valencià.


















(( Ja em perdonareu el pretensiós atreviment de parlar en nom de tot un país )) 


(( Llicències i apassionaments que de vegades ens agafem els aprenents de poeta )) 
















Ací, la carta en castellà>> 


Querida niña hermosa del norte: 

¿Sabes? Querría empezar diciéndote que no te vayas, que no te apartes, que no plantes 
una frontera entre tú y yo, que quiero seguir viviendo amándote en esta casa antigua donde 
han nacido y han muerto tantos anhelos, tantos llantos, tantas risas y tantos caminos... 
y sí, tantas heridas de odio y de guerra.

Pero tú ya hace tiempo que tienes escrito en la mirada "Quiero marchar", y allá donde 
vas se lo dices al mundo, le dices "Yo quiero hacer mi vida, quiero hablar mi vida, quiero sentir 
que por fin soy la mujer bonita que siempre he soñado ser... yo ya no quiero esconder mi vida". 
Y te diría que, todavía así, no te vayas, que no me dejes solo y que probemos a construir 
juntos un rinconcito de felicidad en esta casa... en esta casa que sí, te doy la razón, es 
una casa con muchas paredes sordas a nuestro canto, y sí, faltan ventanas que respiren 
nuestros sueños... tantas veces ahogados... y sí, esta gran casa nos ha tapado la boca y 
las orejas demasiadas veces... sí, lo sé, es difícil volver a confiar que aquí hay presente 
libre, que aquí hay futuro para gente como tú y como yo...

Y también te diría que lo volvamos a intentar, que quizá el problema es que eres una egocéntrica, 
una presumida que nunca ha tratado a este chiquillo del sur como a un igual, como alguien 
que te quiere y que es digno de ser querido así como es... sin desconfianzas, sin desprecios... 
Quizás juntos, juntos de verdad, podríamos ir a buscar a nuestras amigas las islas y a tus 
amantes de más allá de los Pirineos y construir ya no un rincón, sino un jardín lleno de árboles 
valientes que le den aire fresco y renovado a esta casa vieja donde yo sé que, si te vas, 
sin tu sonrisa, será un poquito más triste vivir...

Pero no puedo, niña hermosa del norte, pedirte esto. Por qué sé cómo se 
te ilumina la cara y cómo se te hinchan de gozo los pulmones a cada nuevo 
paso que das hacia ese hogar que estás construyendo.

Mi corazón no te lo puede pedir. 


Quizá es porque amo demasiado tu libertad que ni siquiera puedo sugerirte que te quedes aquí, 
o quizás no lo hago porque, a escondidas, yo ya estoy haciendo las maletas para una fuga que 
tengo planeada desde que nací. O porque nunca saldré de aquí y seguiré haciendo el amor con 
las dos lenguas que amo y seguiré siendo un forastero en todas las habitaciones de esta casa 
tan antigua... tan antigua como tu belleza desnuda, tan bella como tu antigüedad desnuda, 
tan lejana... y también tan cercana...

Quizá, niña hermosa del norte, dirás que soy un indeciso, que por eso te vas sin mí, pero 
en el fondo de tu corazón sabes que no es así, que si te vas sola es porque no quieres esperar 
a nadie, porque no puedes esperar a nadie, porque si nos esperas quizá no podrás salir nunca 
de aquí, y porque es ahora o nunca. Es ahora o nunca, Cataluña.

Y quizá nos volveremos a encontrar más adelante y podremos construir un nuevo hogar 
donde todos y todas las amigas y los amigos, donde todos y todas los amantes y las amantes, 
nos sentiremos vivos y libres y podremos hablar la voz de nuestro corazón sin pedirle permiso a 
ningún tribunal constitucional. Y ser aquello, juntos, que siempre hemos querido ser.

Si ahora te quieres ir, niña hermosa del norte, vete. 
Aquí sabes que siempre, estés donde estés, te amamos.


Lo firma:

El País Valenciano.




9 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

Carta llena de ternura Ximo. Creo que esta chica del norte no se va a ir a ninguna parte sola, ya lo verás. Besos

María PAZ dijo...

Nunca había encontrado la manera de dejarte comentarios hasta hoy, que vi que ya había uno publicado. Sólo decirte que admiro mucho tu trabajo y me la paso compartiéndolo en Google +.

Un placer seguirte! Saludos!

Fer

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Ximo ja m´es fet emocionar.
Saps jo soc nascuda a Barcelona on vareig viurer 26 anys fins que vareig vindre a parar açi.
Una abraçada desde Valencia

antonio dijo...

Magnífic Ximo!!!

Pase lo que pase el País Valencià siempre en el corazón

Loreto Giralt Turón dijo...

I ella us estima a vosaltres, Ximo

sa lluna dijo...

Les vostres amigues les Illes també signen aquesta carta. ♥

Aferradetes, Ximo.

Eider dijo...

Pell de gallina amic...
Una forta abraçada.
Ets genial Ximo!

M. Roser dijo...

Ximo, no m'havia adonat que havies tornat a activar els comentaris, i em trobo amb aquesta carta d'amor...És que la noia del Nord, ja fa temps que se sent ofegada i no pot respirar, perquè ha intentat obrir petites finestres, però sempre les ha trobat tancades amb barrots...I ara , de sobte ha decidit que entre tots potser podrien fer caure el mur i així deixar que entrés l'aire fresc de la llibertat...
I no és perquè sigui una egocèntrica, però vol que la tractin amb respecte i consideració igual que ella fa amb tots els que té a la vora i la volen escoltar...
I ella també estima el país Valencià i ses Illes...
Petonets.

Tesa Medina dijo...

Pues con este guiño tan hermoso a la vieja canción de Bob Dylan, "Girl From The North Country" que en mi juventud lejana cantábamos en catalán (ah, sí en Cataluña había mucha afición a traducir al catalán el folk americano) me uno a esta sentida petición.

Soy una madrileña que ha vivido 36 años en Barcelona, mi vinculación con Cataluña es más que emocional. La amo y la entiendo.

Y conozco bien como piensan y sienten los catalanes, que son muy sentimentales, y lo que les ha ocurrido es que tanto decirles que nos los quieren, tanto torpedearlos desde el Gobierno y muchos medios de comunicación afines que ha hecho que de apenas 600.000 independentistas hoy ya haya 1.800.000 catalanes que quieran dejarnos. Obra de Rajoy, sin duda.

Todavía no son mayoría, pero si sigue este Gobierno del PP con su ausencia de diálogo, esa sociedad plural y bien organizada que ahora tiene un Parlamento con seis partidos distintos se unirá para llevar a cabo esa ruptura. Que nadie lo dude.

Porque de esos seis partidos políticos, los únicos que niegan el derecho a decidir y dialogar son PP Y Ciutadans, muy pocos, contra tanto sentimiento.

Si me pudiera independizar de la desfachatez de este Gobierno, lo haría sin dudarlo ya mismo.

Muchos besos,