martes, 30 de septiembre de 2014

















"Die Poesie löst fremdes Dasein in eignem auf."





"La poesia disuelve existencias extrañas y desconocidas en la propia."





Friedrich von Hardenberg — Novalis






lunes, 29 de septiembre de 2014















Esta viñeta ya salió la semana 
pasada en mi página de Facebook 


En realidad es una versión nueva 
de la que hice hace 










Vaya...


¿Qué quieres, Cactus?


¿No ves que estoy diciéndole 
cosas muy importantes a la gente?


¿Cosas sin las cuales la gente 
no podría seguir con sus vidas?


¿Cosas que necesita la gente 
saber para










¿Cómo que no tienes guasa?


Precisamente tú... ¿cómo no vas a tener guasa?


A ver, a ver, atiéndeme.


Atiéndeme con atención, Cactus, y 
fíjate bien en lo que te voy a decir:


tienes mucha guasa, 
no lo dudes, y










Ah...


¡¡ WhatsApp !!


¡¡ Quieres decir WhatsApp !!


¿¿ Verdad que sí ??










¿¿ No ??



Entonces...



¿¿ Qué quieres decir ??












¿¿ Qué ??



¿¿ Qué quieres decir, Cactus ??











Pues nada.


Qué le vamos a hacer.


Esto es todo por hoy.



¡¡ Hasta luego !!



:-)





viernes, 26 de septiembre de 2014










Esta viñeta salió publicada hace un par de días en mi 
página de Facebook Manos arriba, esto es un Acapu
Pero allí salió sin su banda sonora.

Porque esta viñeta tiene banda sonora. La mayoría de vosotr@s 
seguro que ya sabéis qué banda sonora es, pero pongo AQUí el 
enlace porque la gente de fuera de España igual no la conocéis.

No es mi canción favorita, no no no. Ni tampoco está en 
la lista de mis 149.657 canciones imprescindibles, pero 
hace diez años la ponían a todas horas en la radio, 
en la tele, en la sopa y hasta en los periódicos.

Fue una época horrible. Si en la actualidad much@s español@s tenemos 
que salir del país para encontrar trabajo, entonces teníamos que 
irnos fuera para buscar desesperadamente la paz 
y recibir el tratamiento psicológico que 
nos liberara de tanto machaque 
con la cancioncilla de 
María Isabelilla.

Yo ese gran éxito de la música culta española 
siempre lo relaciono con otro gran éxito: el ASEREJÉ.

Pero del ASEREJÉ y de las Ketchup hablaremos otro día.


(U otro año)



(u otro siglo)




(u tururú)






jueves, 25 de septiembre de 2014



Técnicas adivinatorias. 









Es posible que al ver esta viñeta hayas tenido la sensación de 
haberla visto antes, es decir: es posible que hayas tenido un déjà vu

Eso tal vez es debido a que tienes el don de leer el futuro, o de 
leer el pasado, o mejor aún: ¡tienes el don de leer el presente!

(Leer el presente es lo más complicado del mundo)


Bueno, el misterio (si lo hay) (porque es muy probable que hoy la hayas 
visto por primera vez en tu vida y no tengas ni déjà vu, ni déjà va, ni déjà 
me 1 euro para el autobús) es que esta viñeta ya salió publicada hace un año 
aquí en el planeta, aunque entonces la pinté de otra manera.


Y ya está: fin del misterio.


Hasta luego...





martes, 23 de septiembre de 2014





OTRA ViÑETA DE CAMPANAS (y ya van 3)













Pues sí, después de salir AQUí y también AQUí
estas dos aún han tenido el valor de querer 
salir otra vez. Y yo no he tenido más 
remedio que ceder a sus caprichos.

Porque, ahí donde las véis, tan tranquilas ellas 
y tan colgadas en las alturas, esas dos campanas 
son muy insistentes muy insistentes muy insistentes 
muy insistentes muy insistentes muy insistentes muy.

Insistentes.

Sí. Insistentes mucho son.

Estuvieron días y días y días y 
días y días (y noches) (y noches) 
(y noches) (y noches) (y noches) dando 
la vara con el tema Queremos salir otra vez 
en una viñeta, Queremos salir... (etcétera) (etcétera).

Y al final les dije que sí. Eso sí: con la condición de que 
esta sea la última viñeta en la que salen. Sí, así fue. 
Llegamos a un acuerdo y me prometieron que 
ya no volverán a las andadas.


Así que asunto arreglado.


Sí sí sí.


Aunque... 


No sé si fiarme.


No sé si fiarme, porque ya lo dice el refrán:


No lancemos tan pronto 
las campanas al vuelo...


(uy)


(ahora no recuerdo cómo era el refrán)


(a ver...)


(a ver, intentémoslo otra vez)



Porque ya lo dice el refrán:



No lancemos tan pronto 
las campanas al vuelo...












Exactamente. Gracias por 
echarme un cable, Cactus :-)














Muy bien, y ahora casi despediremos este post.

Y lo haremos con una viñeta que salió publicada la 
semana pasada en Manos arriba, esto es un Acapu, y que 
también publiqué aquí en el Planeta hace año y medio.

Es una viñeta que tiene mucho que ver con eso de lanzar 
las campanas al vuelo y que luego se nos caigan todas 
al suelo. La viñeta está protagonizada por una amiga 
mía (que también es amiga tuya, por cierto) que 
tiene un problema psicológico. Veámosla: 












Ya ves, qué cosas le dice su psicóloga... Es posible 
que sí, que ella tenga un problema mental. Es posible. 
Pero lo que es seguro es que yo tengo un problema 
mental. Y tú. Y tu vecina. Y mogollón de gente con 
la que te has cruzado hoy por la calle... 


Y quien no tiene un problema mental tiene dos, y 
quien se jacta una y otra vez de que tiene una salud 
mental envidiable y va por la vida de superequilibrad@ 
y de superlúcid@ y de superinteligente... en fin, 
me temo que esa persona tiene el peor 
problema mental de todos.


(pero que no cunda el pánico)


(hasta una persona así puede curarse de su enfermedad) 


(sí)


(hay muchas maneras de curarse)


(riéndose de sí mism@, por ejemplo)



Y esto es todo por hoy.


¡Hasta luego!











Cactus, venga, que nos vamos.














lunes, 22 de septiembre de 2014





El viernes os contaba que tenía prisa porque quería 
ir al banco del barriopedir un préstamo. No sé si os 
acordáis (si hacéis CLiC AQUí refrescaréis la memoria) 
(y entraréis en las calderas del infierno, también).


Bien, el caso es que esta es la cara que ponía 
yo el viernes cuando me dirigía al banco con 
mi carpeta llena de avales:








Sí, es que la bancaca tiene eso, que contagia 
cacantidad de mimierdo. Pero...


Pero me paré.


Sí, me paré. Me lo pensé dos veces y 
decidí no pedirle nada al bancaco.


No, y, ¿sabéis? Fue decidir eso y cambiarme 
la cara. Sí, fue decidir que no entraba en el 
bancaco y ponérseme una cara tal que así:










Sí, ya véis: se me puso cara de Cactus.


Por cierto... ¡Hola, Cactus! :-)












En fin, ya sabéis cómo es este Cactus, cuando 
yo voy, él viene, y cuando yo vengo, él dice Diego 
donde yo dije Digo (o algo así decía el refrán).


Ahora dice Adiós pero seguro que volverá 
pronto al planeta este llamado Acapu.

Pero eso será otro día. Por hoy ya está 
casi todo dicho. Para terminar había pensado 
añadir un discurso donde quedara patente 
y latente mi amor (inexistente) por los 
bancos, o meter aquí una recopilación 
de algunas viñetas banqueriles que 
he hecho estos años para manifestar 
mi agradecimiento (inexistente) 
por ellospero mejor no, 
mejor rescato parte 
del comentario 
que hizo 
el viernes, porque 
resume muy bien el tema:


Ayer vi una foto de un cartel en un portal que ponía 
"por favor no orinar en el portal, aquí vive gente honrada, 
hágalo en frente, que es un banco" Puedo buscarla 
si crees que necesitas más avales :-)



Hala, ya nada más. Ahora que ya me he 
ganado de por vida el cariño, la admiración, el 
respeto y el apoyo de esa bestia inmunda llamada 
banca, ya puedo cerrar este post con los 
bolsillos vacíos... y la conciencia feliz.


:-)












viernes, 19 de septiembre de 2014
















Para quienes no entendéis el catalán, ahí va la versión en castellano:














Bueno, ya véis que está en blanco y negro, quería pintarla también, 
pero la verdad es que no tengo tiempo.


(es que tengo que salir pitando ya mismo)



(tengo una cita con el banco de mi barrio)




(a ver si me concede un préstamo)





(ya tengo preparado el aval: es una carpeta con 
todas las viñetas de bancos que he hecho hasta ahora)






(seguro que cuando vean lo artista que soy, me conceden el crédito enseguida)







(y si no me lo conceden, por lo menos me reiré un rato)








(sí, igual se ríe el banquero también, pero seguro que mi risa 
será más sana que la suya, y además pienso bailarle un 
zapateado encima de la mesa)









(sí sí sí)










(hasta luego)