domingo, 4 de junio de 2017












"Me opongo al concepto de revolución como forma de conseguir el poder 
estatal. La tendencia inherente de cualquier grupo que toma el poder es 
consolidar y extender ese poder. Por lo tanto "la marchitación del poder" 
tiene que empezar directamente desde la gente, rechazando el continuar 
así, y buscando el hacerlo innecesario. Es fundamental para cualquier 
buena revolución que toda autoridad sobre la gente sea desafiada 
las personas aprendan a tomar el control de sus propias acciones." 


Howard Clark 

en "Hacia la revolución no violenta"