viernes, 18 de marzo de 2016










...y que la rabia no es 
la única salida. 

Tahures zurdos 




Dejadme dormir 
pieles de siempre 
con labios de miel 
y abrazos de serpiente 

Dejadme enhebrar 
la rama que anhela 
el nido infinito 
del horizonte 

Sí, dejadme dormir 
con vosotras, pieles de siempre 
ser el vigilante que perdió las llaves 

Ser la salida de mi laberinto 

Y sí, dejadme 
no temerle al tiempo 
y hablarle al silencio 
con los sueños abiertos 

Y dejad que mis nubes 
acaricien otra vez 
el caliente desliz de 
aquellas lágrimas 

De aquellas lágrimas 
que en vuestro regazo 
no duelen, no duelen 
pieles de siempre 




Ximo Segarra