lunes, 6 de julio de 2015





Después de corretear detrás de la olla (ver post anterior) vuelvo con 
dos viñetas que sobrevuelan lo que está ocurriendo en Grecia. Y no solo 
en Grecia, porque lo que que está ocurriendo allí ocurre también en muchos 
otros lugares donde la gran banca se cree con el derecho de pisotear 
sin consideración a las pequeñas personas. 


Porque sí: las personas somos pequeñas. 


Pero, si queremos, podemos ser 
lo más grande del mundo. 


Sí sí sí. 















Así pues (y así sin más) pongo de nuevo a 
orbitar este planeta llamado Acapu 
con mucho oxígeno y con mucho 
frescorcito del bueno, porque... 
¡jo, menuda olla de calor 
tenemos por aquí! 



((sí, olla de calor, que tiene más vapor...


...y da mucho más calor)) 








¡¡ Hasta pronto !! 





:-)