martes, 14 de octubre de 2014
















Esta viñeta fue la cabecera 
de mi página de Facebook 
durante buena parte del 
último verano.




La publico ahora aquí porque 
quiero dedicársela a un hombre 
que desde ayer por la mañana 
descansa en paz. La misma paz que 
él supo cultivar durante tantos 
y tantos años en la calle 
donde vivo.


Gracias Paco, por tu calma, 
por tu eterna serenidad...








(Entrada sin comentarios)