miércoles, 9 de abril de 2014














Estos días está muy de actualidad el tema de la consulta soberanista en Catalunya.

Yo comprendo que es un tema muy serio y que la gente se lo suele tomar muy a 
pecho y muy a hígado y surgen discusiones muy violentas (por cierto, las discusiones 
violentas tendrían que llamarse discusiones viorápidas, porque lentas, lo que 
se dice lentas... no lo son, no). Bueno, lo que os decía, que es un tema complicado 
y cada cual tiene sus razones, sus argumentos, sus opiniones... incluso hay 
quien tiene sus tanques, y sus pelotas, y su verdad absoluta...

Por eso, porque es un tema muy serió he preferido sacar esta viñeta tan seríaporque 
creo que las preguntas siempre tienen su punto de humor, y es bueno hacerlas, 
a pesar de que haya quien no las entienda, a pesar de que haya quien 
conteste desde la sordera, a pesar de que haya quien 
prefiera no contestar, a pesar de que 
haya quien haría las preguntas 
de otro modo, 
a pesar de
que 
veces 
las 
preguntas 
se nos apelotonen 
tanto que al final no 
sabemos ya muy bien qué 
preguntar, a pesar de que...

...sí: a pesar de que haya señores y señoras 
ilustrísimos e ilustrísimas obsesionados con 
prohibir las preguntas de los pueblos.

A pesar de todo eso, yo pienso que las preguntas...

...hay que seguir haciéndolas.










Y quien piense lo contrario, 
es que, sencillamente...






...piensa lo contrario.







:-)


















8 comentarios:

Adra Sólo dijo...

¿Por qué los gallegos contestan siempre a una pregunta con otra pregunta? ¿Y por qué los gallegos no iban a contestar a una pregunta con otra pregunta?

A mi me parece que hay que preguntar siempre. Yo es que soy muy preguntona. Copiota también, sí ;)

Beso

Raquel P.R. dijo...

Suelo pensar que si algo nos sorprende es porque no lo esperamos, luego, si la vida nos sorprende es porque no esperamos esto de ella.
Por otro lado me gusta esperar muchas cosas de la vida, aunque también es cierto que casi todo depende de uno mismo, lo que me deriva el pensamiento a llegar a sorprendernos de nosotros mismos, cosa que, cuando se dice con una sonrisa, es porque es algo realmente bueno.
Y dicho todo esto... *La vida es sorprendente y maravillosa*
Gracias Ximo. Un ABRAZOOOO!!!!

Loreto Giralt Turón dijo...

Alguns no estan acostumats a preguntar, ni a escoltar... Només a manar des de la superioritat. I continuen negant els problemes, com si així poguessin fer-los desaparèixer

Rafa Hernández dijo...

Cuando a un pueblo se le prohíbe preguntar, está más claro que el agua que los que gobiernan son unos tiranos. Desde luego se trata de un tema complicado esto sobre la soberanía, pero yo creo que a los ciudadanos son a los que se les debe preguntar, y que estos decidan. Pero tirar pelotas fuera, salirse por los Cerros de Úbeda, y sobre todo eso: no dejar que se pregunte, me parece un grave error.

Abrazo Ximo.

la MaLquEridA dijo...

Una vida sin preguntas es vivir sin existir.


Beso Ximo

Manuel Montesinos dijo...

Ximo sencillamente lleno de genialidad, cordura, sensatez y sentido del humor sin el quesería imposible- y es el problema en la política- vivir y hablar de muchas cosas.
Saludos y esa forma de reloj de arena jajaja, la leche.

xavier pujol dijo...

Preguntar és sinònim de llibertat.
De llibertat per triar: Sí, no, no ho sé. Etc.
És l'essència de la democràcia.

Fita

Pilar Cárdenes dijo...

Me encantó tu manera de exponerlo…Ciertamente si continuamos de esa manera, nos quedaremos preguntándonos para qué servirá preguntar…
Saludos