miércoles, 20 de enero de 2016















(( Esta apología de la atemporalidad ya la publiqué aquí 
en este planeta llamado tiempo en octubre de 2014 ))