martes, 5 de noviembre de 2013





Hoy iba a hacer una viñeta pero no 
he podido: me he quedado en blanco.


Y es que yo soy muy de eso, de quedarme 
en blanco, hoy por ejemplo me he sentado 
delante de la mesa de dibujo dispuesto a 
currarme una viñeta sorprendente y
divertida, pero...



...me he quedado completamente en Babia.















































































































































Pues sí, lo que os decía: hoy me he quedado out, 
abstraído a más no poder, con cara completamente 
inexpresiva, ¿sabéis la cara que pone Sylvester Stallone 
cuando hace el papel de Rocky Balboa? Pues esa, 
esa cara (cara de acelga total).


Sí sí sí, así estaba yo: mirando a la nada 
y la nada mirándome a mí. Ni siquiera una 
mosca cojonera que bailoteaba delante de 
mí conseguía que yo apartara la mirada de la 
nada blanca que me seducía con su inefable e 
infinita y serena blancura encandilante.


Pero afortunadamente...


...afortunadamente he vuelto en mí. Sí, he salido 
de mi k.o. existencial gracias a la mosca cojonera, 
la cual me ha abofeteado por sorpresa repetidamente 
con sus santos cojones (ahora con el cojón izquierdo, 
luego con el cojón derecho, ahora con el cojón izquierdo, 
luego con el cojón derecho, ahora con el cojón izquierdo, 
luego con el cojón derecho... y así sucesivamente) mientras 
me gritaba a voz en grito: "¡No te rindas Rocky!"
"¡¡¡No te rindas!!!"


Y he salido del sopor. Sí, lo he hecho.


En la radio ha empezado a sonar 
a todo volumen la banda sonora de 
Rocky justo cuando yo he cogido el rotulador 
y con él entre los dedos me he dirigido con 
firmeza y decisión hacia el papel en blanco...


...


...y entonces he dibujado esta viñeta:












Je je je... no está mal ¿eh?


Aunque...


...ahora que la contemplo con detenimiento...


...creo que le falta algo ¿no?



¡¡Ya!!



¡¡Ya sé qué es!!



¡¡Ya sé lo que le falta!!



Esperad que le añado el detalle que le falta...



Ya está, observad, observad













Faltaba la firma, si es que ya os digo que 
hoy estoy un poquillo atontolinado...


:-)


Pero... ahí viendo la firma tan sola...
se me está ocurriendo una idea. Sí sí sí.
Voy a añadir unas cositas más...



En dos segundos la tengo lista...



Haya paciencia...



¡¡Ya!! ¡¡Ya la tengo acabada!!




Aquí la tenéis:













Vaya, y ahora que he terminado la viñeta...



...creo que me estoy quedando en babia otra vez...



(Uy... ahora no veo la blanca nada...)



(ahora veo una florecita)



(una florecita que dice cosas...)



(sí, dice cosas muy raras...)



























Disculpad, disculpad que me haya quedado traspuesto...


Creo que ha sido solo un instante, pero... uf, en ese instante 
he creído ver una florecita... en fin, imaginaciones mías, seguro.


Bien, os ruego que me disculpéis, no merecéis que 
os deje ahí colgados mientras estáis leyendo el post, 
esto no es serio y de verdad que lo reconozco, la 
culpa es mía y no tengo excusas.


Mea culpa, mea culpa.












Uy uy uy... estoy más grave de lo que 
pensaba, me he vuelto a quedar en Babia...



Creo que la causa de mi flojedad es que estos 
días estoy leyendo muchas cosas sobre Teoría del Arte
y me temo que me estoy obsesionando demasiado con 
el metalenguaje, con los heterónimos, con la fusión 
ilustración-microtexto en la novela gráfica, con 
los  personajes que adquieren vida propia sobre
el lienzo o sobre el papel o sobre la 
pantalla del ordenador...


En fin, que son temas complicados, son
arenas movedizas que me tienen muy mareado 
y, la verdad, estoy preocupado por mi equilibrio 
intelectual y psicofísico y también psicoquímico.


Precisamente ayer lo hablaba con una joven 
promesa de la literatura portuguesa, Fernando 
Pessoa creo que se llama; él me decía: "Compañero, 
si quieres adentrarte en los misteriosos senderos 
del Arte sin poner tu integridad mental al borde del 
jaque mate, hay una regla de oro que siempre 
debes respetar, y es la siguiente: NUNCA 
HABLES CON TUS PERSONAJES."


Y yo le dije: "Tranqui colega, yo nunca lo he hecho, 
nunca lo hago y, por supuesto, nunca lo haré"



"No no no"












Hola Cactus, qué alegria verte :-)

Pero espera un momentín que termino de 
contarle al público eso de la regla de oro.



Sí, hacedme caso: Nunca habléis con vuestros personajes.


¿Está claro? Que no os pille yo hablando con vuestros 
personajes (ni tampoco con los personajes de los 
demás ¿eh?) o si no iré a buscaros y os haré pam 
pam al culo para que aprendáis.


A ver si me voy a tener que enfadar...




Bien, ya estoy contigo, Cactus.


¿Cómo estás?












¡Hala!


:-)


¿Y usted quien es?


¿El Papa Franciscactus quizá?










Muy bien Papa Franciscactus, pero...


Permítame un consejo: no diga borregos
diga ovejitas, que queda mejor, mire que 
usted es el Pastor Supremo de sus feligreses, 
no lo olvide, así que hable con propiedad.


Pero adelante, 
adelante Señor Papa, 
diga su mensaje:










Muy bien, así mejor.


Siga así :-)










Estupendo. Ese es el tono, así habla 
un Sumo Pontífice, sí sí sí.










Será rezar, ¿no?










Ah, vale, si usted lo dice... será así.


Yo solo soy un humilde siervo,
y usted es ni más ni menos que el 
Guía Espiritual de la Iglesia Cactólica.
















Gracias Papa Franciscactus, le estoy muy 
agradecido y muy rozado por su aportación.


Pero nos tenemos que ir ya, que este post se 
está haciendo muy largo...


Así que dígale a la feligresía aquello de
"podéis ir en paz" y así la gente podrá 
volver a sus quehaceres con gozo y 
alegría y tranquilidad de espíritu.


¿Está usted de acuerdo, Papacactus?










Pues adelante, adelante, termine 
usted esta misa como dios manda:












¿Será posible?












Ay...




(este Cactus no tiene remedio)




(ni remediós que lo remedie)





¡¡Hasta luego!!


































8 comentarios:

TriniReina dijo...

En blanco te habrás quedado, pero hijo mío, que post tan largo te ha salido en plena blancura mental:):)

Oye, que digo yo que en el caso de Papacactus vendría mejor corderos, no? Corderos y corderas míos:):)

Abrazos y gracias por las sonrisas

antonio dijo...

Jajaja.. qué bueno Ximo, la florecita y el cactus salvaron el post . Peor sería quedarse sin blanca :-)

Una forta abraçada!

PD: Blogger falla más que una escopeta de feria, esta entrada no aparece en mi lista de lectura, seguro que no soy el único :-(

ATENEA dijo...

Qué bueno es el Cactus !!! Sus respuestas siempre son sinceras y acertadas. Bueno, la florecita tampoco ha estado mal, pero yo tengo debilidad por Cactus… es irremediable !!!
Lo habéis hecho muy bien los tres !!!
Besos !!!

Isabel Martínez Barquero dijo...

Ximo, tienes talento para parar un tren. Eres bueno, amigo, muy bueno, así que antes o después arrasarás cuando se dignen las altas instancias del humor en reconocer un humor dulce, delicado, tierno, con su punto de corrosivo cuando es menester... Pues eso: tú vales mucho, pero mucho, mucho, y debe conocerte el mundo entero.

Milena dijo...

Es genial tu papacactus… bueno, eres genial tú!

Muy rozada quedo ; )

Mil gracias por tan buenos momentos Ximo!

Besos

Mos dijo...

Me dehago con el Cactus pero no me gusta disfrazado de Papa. Lo quiero verde total y deslenguado con ese toque cariñoso y juguetón. Cactus, tú vales mucho, digo Ximo.
Un abrazo de Mos y otro de Cefe.

antonio dijo...

Es totalmente cierto lo que comenta Isabel Martínez. Tú vales mucho Ximo.

Una forta abraçada!

Jazmid Sarmiento dijo...

jajja, es que eso de ver a Dios es complicado. Un beso.